lunes, 28 de octubre de 2019

NOVELA GRÁFICA HISPANOAFRICANA (2): LAS GUERRAS SILENCIOSAS de JAIME MARTÍN


MARTÍN, Jaime: Las guerras silenciosas (Norma editorial. Barcelona 2014. 154 páginas + 3 hojas)
   Javier Martín publicó en 2014 la traducción de un comic suyo –es autor del guion y los dibujos-, publicado el año anterior (Dupuis) en francés. Es una obra de línea clara en el dibujo, trufada de fotografías que añaden un elemento enriquecedor y con un trasfondo autobiográfico. El autor tiene una página web en la que se pueden obtener más detalles de la obra: http://www.jaimemartin.info/les-guerres-silencieuses/

   El relato comienza con el propio autor carente de inspiración, de una nueva idea en la que trabajar. Una comida familiar con su padre le lleva a descubrir la vida de éste y un diario que escribió en la época en que le tocó hacer el servicio militar en Ifni, poco después de la guerra pero todavía bajo la amenaza de las bandas independentistas, suceso que el hijo desconocía como casi todos los jóvenes de su generación. Pero la intensidad de la experiencia, el sufrimiento, lo inexplicable de la situación es lo que lleva al hijo a crear una historia dibujada. Tiene el fondo histórico de la guerra mezclado con la parte intimista de las vivencias del personaje.

   Es, por tanto, una historia personal que comienzo con las penurias de la infancia y pasa por la dura experiencia militar. Un camino en el que trata de imponer la dignidad frente al abuso.
   Una historia de mili, pero en el peor momento y en el destino más duro. Pero, también una pequeña historia de detalles de la vida de Sidi Ifni encarnados en los soldados de reemplazo que, no lo olvidemos fue una de las aportaciones humanas más importantes de la historia de la ciudad mientras fue española.

   El profesor José Martínez Rubio ha dedicado a este comic un artículo que se puede consultar en: file:///C:/Users/supervisor/Downloads/1752-4820-1-SM.pdf

martes, 8 de octubre de 2019

SEMINARIO NOVELA COLONIAL

 La Universidad de La Laguna y el Gobierno de Canarias organizan un Seminario de investigación avanzada el día 10 de octubre. El título: LA NOVELA COLONIAL HISPANOAFRICANA DESDE UNA PERSPECTIVA DE GÉNERO.
Está dirigido por Yasmina Romero y Esther Torrado.

+

LAS NOVELAS DE TÁNGER (16): CITA CON EL PASADO de CÉSAR GONZÁLEZ-RUANO


GONZÁLEZ-RUANO, César: Cita con el pasado (Editorial Éxito. Barcelona 1954. 309 páginas; Editorial Cumbre. México 1955. 244 páginas; Editorial Jackson. Buenos Aires 1955. 244 páginas).

   César González-Ruano fue, ante todo, un periodista muy leído en su época. Escribía periodismo literario más que de actualidad. Era una modalidad de periodismo muy en boga en su tiempo, muy del gusto de los lectores en ese tiempo en el que la lectura era el mayor ocio. Pero el artículo periodístico, como género literario, es muy efímero. No es como la novela que perdura en libros que se pueden leer años más tarde. González-Ruano no debía ser un trabajador infatigable y la brevedad del artículo le iba bien.  Pero le gustaba escribir, tenía éxito, ganaba dinero con sus obras y también escribió novelas. Entre ellas una de argumento marroquí: Cita con el pasado.
   Debía ser un hombre vanidoso, ególatra. Con algunos pasajes oscuros en su biografía que salieron a la luz. Parece que traficaba con pasaportes para judías en la etapa en que vivió en Paris, durante la ocupación nazi. Algunos sospechan de algo más grave, pero sin pruebas contundentes. Esta novela está escrita en primera persona y parece que el protagonista tiene mucho de él mismo. Hombre de convicciones fascistas y muy franquista aunque, como muchos, evolucionaria con el tiempo.
   A pesar de haber tenido algunos admiradores importantes como Francisco Umbral, es un escritor que hoy no interesa porque está pasado de moda y porque sus novelas no son de una calidad extraordinaria. Lo mejor sigue siendo su obra periodística. Escribía con un estilo muy retórico, con demasiadas frases contundentes más infladas que profundas. Con una exageración de comas. No escribía mal, ni mucho menos, pero con un estilo que se ha quedado más antiguo que el de otros escritores de su generación. Muños Molina describe su estilo con indudable desagrado por él: Leyendo los artículos de Ruano en los años treinta se comprueba que el fascismo, entre otras cosas, era una intoxicación de mala literatura, un desbordamiento de palabrería pseudosublime y pseudopoética que entre nosotros tuvo como máximo fruto el misticismo falangista, las vaciedades floridas de aquellos himnos que algunos de nosotros llegamos a cantar en la escuela sin entender de ellos ni una sola palabra: los luceros, las montañas nevadas, las rutas imperiales, etcétera. (Babelia. El País 11 de julio de 2014).



   González-Ruano conocía Tánger y Marruecos. A finales de 1933 y principios de 10934  hizo un curioso viaje por el Atlas  buscando pistas sobre posibles prisiones españoles de la época de Abd el Krim. Era un rumor que circuló por España durante mucho tiempo. Le acompañó como guía e intérprete Luis Antonio de Vega. Los dos periodistas se llevaban bien y tenían una visión marroquí muy similar. En la novela de González-Ruano se nota la huella de L. A. de Vega. Estas crónicas fueron publicadas en libro en 1996. Además, quizás como consecuencia  directa de ese viaje, ya había publicado en 1935 una novela de ambiente marroquí titulada Circe (Ediciones Ibéricas/Bergua. Madrid 1935. 264 páginas + 2 hojas). Es una novela exotista, escrita como cosmopolita. En el estilo personal, lleno de grandes párrafos de solemne prosa y poco contenido que usa también en Cita con el pasado.  No me voy a detener en ella porque no tiene relación con el Protectorado español. José Ramón González, de la Universidad de Valladolid, le dedicó un artículo:

   Cita con el pasado tiene una larga introducción en la que el protagonista, en un soliloquio excesivo, nos pone en antecedentes de su vida sentimental. Llegamos a Tánger en la página 83. Aquí aparecen los tópicos tangerinos y los personajes raros que, según algunos novelistas, poblaban esa ciudad en la etapa internacional. Hay un crimen. Pero hasta la narración del crimen es tediosa. Es una novela aburrida, llena de reflexiones narcisistas del personaje que hacen un relato en bucle como una espiral inacabable. Una de esas novelas en las que parece que el autor sueña con ser el personaje. No hay intriga porque el autor extiende hasta la saciedad los detalles sin importancia pero no concluye una historia verdadera. Una novela, en fin, literariamente caducada, aburrida y creo que no satisfará ni a los seguidores del periodista González-Ruano ya que, en definitiva, es un autor que se recordará por sus crónicas periodísticas y no por sus novelas.

Ediciones argentina y mexicana